Cubierta Obra Nueva

Cubierta Tradicional

Sección Forjado


 

De la importancia que la madera ha tenido en el pasado dan fehaciente muestra los cientos de edificaciones históricas y cascos urbanos que han hecho uso de este material como elemento estructural. El rápido desarrollo de la industria de otros materiales como el acero y el hormigón armado, han traído consigo el paulatino desuso de la madera. De hecho hasta marzo del 2006 no había ninguna normativa nacional de referencia obligada que regulara el cálculo estructural de madera. Esta situación ha cambiado drásticamente en el ultimo decenio con la aparición del Eurocódigo 5 y mas recientemente con el Código Técnico de Edificación, precisamente en un momento, en el que los gobiernos europeos, para alcanzar los compromisos del Protocolo de Kyoto, están promocionando el uso de la madera en la construcción, basándose en su gran capacidad fijadora de CO2 y su positivo efecto de reducción de la huella ecológica dejada por el proceso edificatorio.

 

La madera puede afirmarse que es un material renovable y reciclable, cuyo uso creciente no sólo favorece la persistencia de nuestros bosques y la reforestación de grandes superficies de terreno antiguamente dedicadas a la agricultura y hoy completamente abandonados, además, genera efectos medioambientales positivos en nuestro clima, así como en la seguridad y salubridad de las edificaciones en las que es incorporado.

 

Además de los beneficios que las plantaciones y bosques traen consigo durante el proceso de crecimiento de la madera (Fijación del CO2 de la atmósfera, regulación del ciclo hidrológico, protección frente a la erosión hídrica y eolica, mantenimiento de la vida silvestre y la biodiversidad), este material presenta una serie de propiedades que la hacen muy adecuada para el sector de la construcción:

 

-         Baja consumo energético. En su proceso de fabricación el árbol utiliza una energía no fósil e infinitamente renovable, como es la solar. Pero por otra parte, y debido a su estructura y baja densidad, el consumo de energía en los procesos de transformación, transporte y puesta en obra, es bajo. Por otra parte, después del periodo de vida útil de un elemento o producto derivado de la madera, este puede ser reutilizado en otras construcciones, reciclado como materia prima para fabricar tableros o vigas reconstituidas. En el caso más desfavorable, la madera es un material biodegradable y no contaminante, susceptible de ser incorporado al humus.

-         Ventajas resistentes. La madera es un material ligero con una relación elevada entre resistencia y peso.

-         Comportamiento ante el fuego. Aunque la madera es un material combustible e inflamable, tiene la virtud de poseer un comportamiento predecible a lo largo del desarrollo del incendio, ya que la pérdida de sección se puede considerar constante en el tiempo. Cuando la madera se encuentra sometido a un incendio generalizado, la superficie expuesta al mismo se inflama creando rápidamente una capa carbonizada aislante que incrementa su protección natural (el carbón vegetal es un gran aislante térmico). Al ser la madera un mal conductor del calor, la transmisión hacia el interior de las altas temperaturas es muy baja, por lo que se puede considerar que la madera que no ha sido carbonizada mantiene sus características resistentes en condiciones normales., pese a la actuación del incendio. Este comportamiento es la base de una notable resistencia estructural al fuego.

-         Durabilidad. Con un diseño y puesta en obra correctos, las soluciones constructivas con madera pueden llegar a ser muy durables. Este hecho es fácilmente constatable a través de la observación de las numerosas obras, que con cientos de años de antigüedad, han llegado hasta nuestros días en perfecto estado de conservación.

 

Por otra parte, la madera es un material resistente a la acción de un gran número de compuestos químicos (ácidos, soluciones de sales de ácidos). En estos ambientes la madera es un excelente material constructivo ya que evita las siempre costosas labores de mantenimiento.